coordinacion@unioriente.edu.co +57-311 228 5156

La Educación en 2020

La Educación en 2020

Katherine Lucia Fajardo Pineda - Docente

El año 2020 nos sorprendió con diversas problemáticas que afectaron de forma mundial, pestes, plagas, protestas, incendios, inundaciones, enfermedades, que causaron daño al medio ambiente, pero sobre todo a la vida como la conocemos; a finales de enero China y la Organización Mundial para la Salud (OMS), alertaban de la rápida propagación de una nueva enfermedad de origen desconocido llamada coronavirus COVID – 19, de la cual se tenía muy poca información y ningún indicio de cuál sería su cura, o cuando llegaría la misma; pero fue solo hasta el seis (6) de marzo de 2020 que se confirmó el primer caso en Colombia, para el día doce (12)  de marzo desde la Presidencia de la República se declaró el estado de emergencia sanitaria frente al COVID – 19, el día veinte (20) de marzo inició la medida de aislamiento preventivo obligatorio (cuarentena) con el fin de disminuir la rápida propagación del virus en el país, medida que continúa vigente hasta la fecha.

Esta medida nos orilló a realizar todas nuestras actividades laborales, mercantiles, educativas y de salud desde nuestras casas, ahora dada la rapidez con que se generó la propagación del virus en el país, y las medidas que fueron tomadas para contrarrestarlo, se presentó evidencia de la desigualdad que encontramos en la población estudiantil del país. Al generarse cambios en cuanto a las modalidades de educación y aprendizaje, y llevar estos procesos del método tradicional en las aulas, a pasar a hacerlo por medios virtuales, y si bien la generación actual se desenvuelve con naturalidad en la modalidad virtual, se encontró el conflicto en el que para algunos estudiantes se convirtió el reto de continuar con su proceso de formación, pues en algunas ciudades se encontraron altos porcentajes de estudiantes que pertenecen a familias de escasos recursos, para las cuales se dificulta ofrecer al estudiante las herramientas tecnológicas y de conectividad, para enfrentarse al aprendizaje de forma virtual. Además de enfrentar las consecuencias que trajo esta situación frente al bienestar emocional de todos los actores involucrados en el escenario educativo, las diferentes emociones que se desencadenaron a partir de pasar más tiempo frente a una pantalla, el haber dejado de compartir de forma grupal o social, la ansiedad o estrés que generó el encierro, y como todo esto afectó y sigue afectando el desarrollo de las actividades laborales y educativas.

“…a pasar a hacerlo por medios virtuales, y si bien la generación actual se desenvuelve con naturalidad en la modalidad virtual, se encontró el conflicto en el que para algunos estudiantes se convirtió el reto de continuar con su proceso de formación…”

Por lo cual se encontraron estudiantes que se ausentan de clase con frecuencia o abandonan sus procesos formativos, que no conocen el manejo de las diversas plataformas que se implementaron para impartir las clases, así como viviendas en las que se encuentran varios estudiantes de diferentes cursos y carreras, incluso padres que trabajan desde casa que requieren el uso de las herramientas tecnológicas al mismo tiempo, lo que generó grandes inconvenientes para el cumplimiento de los objetivos establecidos al inicio del periodo escolar. 

Al igual que muchas instituciones educativas no estaban preparadas para este cambio de modalidad, analizar los medios virtuales y  encontrar plataformas que se prestarán para llegar a toda la población estudiantil, teniendo en cuenta las diversas circunstancias de los mismos, por lo que es también un reto para los educadores, el tener que aprender y orientar sus clases con diferentes metodologías, implementar nuevas estrategias y formas de evaluación, así como también, nuevas formas para atraer la atención e interés de los estudiantes y lograr que el mensaje sea transmitido de forma correcta.  Reconociendo que para lograr los objetivos de los procesos de formación se requiere flexibilizar y analizar que las metodologías utilizadas en las aulas, durante las clases presenciales deben cambiar en el ambiente virtual, pues no se maneja el control de la población de la misma manera.

“…estudiantes que se ausentan de clase con frecuencia o abandonan sus procesos formativos, que no conocen el manejo de las diversas plataformas que se implementaron para impartir las clases…”

Se convierte en un desafío lograr equilibrar y establecer los nuevos métodos de aprendizaje tanto para las instituciones educativas, su cuerpo docente, y  sus estudiantes, teniendo en cuenta la dificultad que representa llegar a toda la población estudiantil vulnerable. Permitiendo el acceso a toda la población, llevando el proceso bajo diversas estrategias y metodologías. Por lo cual es importante incentivar a la población tanto de docentes, estudiantes y administrativos a desarrollar la capacidad de resiliencia, para recibir la nueva era de la educación y los retos que vienen con ella, facilitando el proceso de cambio y dando apertura a los retos que vendrán, así como posibles soluciones, buscando que este cambio de metodología en la educación sea visto como un proceso natural que genere la oportunidad de dar uso a las habilidades ya existentes, tales como la toma de decisiones, la resolución creativa de conflictos, y por encima de todo la capacidad de adaptabilidad. 

Se convierte en un desafío lograr equilibrar y establecer los nuevos métodos de aprendizaje

tanto para las instituciones educativas, su cuerpo docente, y  sus estudiantes

teniendo en cuenta la dificultad que representa llegar a toda la población estudiantil vulnerable.