coordinacion@unioriente.edu.co +57-311 228 5156

Voz Pedagógica, Conceptos Matemáticos en Plataformas Virtuales en Tiempos de Crisis.

Voz Pedagógica, Conceptos Matemáticos en Plataformas Virtuales en Tiempos de Crisis.

Profesora Yannelly Núñez

Sí, sabíamos de sus bondades y necesidad de usar las herramientas tecnológicas; lo que no esperábamos era su intempestiva forma de aparición en nuestros espacios educativos en un 100%, pero a lo hecho trecho, como expresión coloquial acertada, sin dejarnos vencer por lo que nos toma desprevenidos y, aquí, estamos sumando voluntades en circunstancias más serenas, en las que estamos haciendo del cursor del computador nuestro aliado y no pasar a ser seres alienados; y ahora escribiendo para Voces de UNIORIENTE, tratando de reflejar lo que me acontece, en este transitar en el área de Matemática que es mi área como docente.

“…de allí que son los números los que dejan su voz a lo largo de la historia: como es el caso en las escrituras antiguas como la Biblia, allí notamos que nos marcan el año “cero”, para nombrar el nacimiento de Cristo, surgen así los números negativos para diferenciar los años antes de Cristo…”

Intento hacer resonar los números a través de las TIC´S, pero, cómo hacerlo en plena incertidumbre; lo interesante es repensar nuestras pedagogías para lograrlo; entonces propicio el hacerlos hablar, se pronuncian incansablemente en nuestro transitar; de allí que son los números los que dejan su voz a lo largo de la historia: como es el caso en las escrituras antiguas como la Biblia, allí notamos que nos marcan el año “cero”, para nombrar el nacimiento de Cristo, surgen así los números negativos para diferenciar los años antes de Cristo y, los positivos, para diferenciar el después de él; en este caso los conocidos como cantidades discretas o enteras, entre otras infinidades e importantes notas numéricas, en las santas escrituras, lo cual ofrece un sentido a los elementos opuestos y su operatividad en los sistemas numéricos, así mismo, la aparición de números racionales e irracionales, asociados al arte, a la arquitectura, en algunos casos conocidos como “número de la belleza”, “número de oro”; resulta así una opción de recrear los elementos históricos que nos coloca internet de manera bondadosa para usar este recurso y fomentar el aprendizaje significativo, y hacer posible que desde la virtualidad se pueda generar el asombro; consecutivamente, el devenir sigue enriqueciendo las nociones matemáticas presentes en los diversos entornos que inunda nuestra realidad, como el concepto de dimensión en términos lineales denota longitud; en cuanto a extensiones de superficies se sirve de la dimensión dos, luego, pasa al ámbito tridimensional con el cálculo de volumen y aún podemos seguir en este fascinante mundo con una dimensión fraccionaria, que invita a estudiar una matemática basada en objetos fractales;

“la aparición de números racionales e irracionales, asociados al arte, a la arquitectura, en algunos casos conocidos como “número de la belleza”, “número de oro”; resulta así una opción de recrear los elementos históricos que nos coloca internet de manera bondadosa para usar este recurso y fomentar el aprendizaje significativo.”

definitivamente, son muchas situaciones que estos elementos abstractos representan en nuestra realidad. Siguiendo el paseo, pasamos a culturas antiguas como la Árabe; ésta, nos cuenta que, el uno (1) tiene su forma por el ángulo que determina; el número dos en sus

inicios se representaba así, como una zeta (z), indicando sus dos ángulos y análogamente los siguientes dígitos, por eso su notación está relacionada con su cardinalidad, y desde lo más simple a lo más complejo, siguen los avances de la ciencia, como lo que se ha logrado con el 0 y el 1, por ejemplo; y se demuestra que en este sistema 1+1 = 0, raro pero, cierto, y además, potencialmente valioso para enriquecernos y deslumbrarnos, en el mundo de hoy, que desde la época de la Pascalina, (siglo XVII), primera calculadora, creada por Blaise Pascal, luego, con la 

llegada del sistema Binario, precisamente, el usado en la actualidad, pleno siglo XXI, en equipos que antes eran de gran tamaño y ahora, son tan minúsculos que podemos llevar en bolsillos, y así incursionamos en los espacios ínfimos de estos potentes chips, para adentrarnos a lo expansivo, lo infinitamente grande que nos traslada a diversos lugares, en particular, a aquellos que deseamos transformar, en los procesos educativos con el poder del conocimiento, el poder de la virtualidad, con la clara intencionalidad de buscar la formación y diferenciarla de la información, haciendo esfuerzo compartido entre los interlocutores protagonistas de esta nueva era, traída por una pandemia que nos aqueja, haciendo énfasis en que el razonamiento es un ejercicio vital, no podemos convertirnos en seres inertes, y buscar nuevas ecuaciones que resuelvan las incógnitas de un vivir y convivir en una sociedad más sana, más cuidada y más humana, haciendo de nuestras pantallas entornos de aprendizajes, espacios de crecimiento intelectual y verdadera conciencia crítica de recuperarnos en la condición de estar juntos que es la esencia de vida. Contemos los unos con los otros por una virtualidad que nos haga valorar el sentido de estar juntos y que somos uno en este mundo, y el sufrimiento del otro, debe ser el de todos, como verdadera humanidad. 

Es una oportunidad inigualable, asumir esta concepción de lo virtual con los desequilibrios naturales de la novedad; pero, con la gran certeza de que nuestra voluntad y condición humanas está dominando los intersticios de la informática, pues al final de cuentas son creación nuestra

Es una oportunidad inigualable,

asumir esta concepción de lo virtual con los desequilibrios naturales de la novedad

pero, con la gran certeza de que nuestra voluntad y condición humanas está dominando los intersticios de la informática, pues al final de cuentas son creación nuestra